cpce header 01

 

ingresar 01

0 inicio 01 01  1 institucional 0 01  2 matriculacion 1 01  3 boletin 1 01  4 contacto 1 01         me gusta 01

En los días actuales La felicidad y el ejercicio de la profesión de Ciencias Económicas parecerían que van por caminos opuestos.

Cada día debemos soportar el estrés de convivir con normativas cambiantes, aplicativos que contienen errores, conectividad que no funciona, mercados alterados, políticas económicas que modifican cuestiones tributarias, etc. etc. y como si fuera poco debemos escuchar a funcionarios nacionales queriendo minimizar nuestra tarea profesional.

Además, en los últimos días se hizo viral un comentario donde un contribuyente manifiesta que por culpa de su contador ahora debe al Fisco una suma que no puede pagar.

La culpa siempre es del Contador…. lo dice la AFIP menospreciando nuestra tarea profesional, lo dicen los contribuyentes cuando quieren reprochar el perverso sistema tributario y laboral vigente en nuestro país, lo dicen los usuarios de nuestra tarea profesional y de tanto escuchar hasta nosotros consideramos que somos los responsables de tanta inequidad económica, tributaria y social.

En ese contexto es posible ser FELIZ ejerciendo la profesión, por supuesto que sí, pero para lograrlo debemos partir de premisas básicas que tienen que ver con aspectos personales (alimentación sana, ejercicios diarios, controles médicos, etc.) que permitan tener buena calidad de vida y aspectos profesionales, entendiendo que nuestra tarea es “asesor” a un universo de contribuyentes en el cumplimiento de normas tributarias y laborales y no ser empleados u operarios calificados ni de los contribuyentes ni de los organismos de recaudación.

En estos tiempos de turbulencia económica, política, social y profesional es cuando debemos tratar de tomarnos un tiempo y analizar nuestros ordenes de prioridades y no debemos olvidar la frase “lo que el dinero no puede comprar” y buscar las razones que nos motivaron a estudiar las carreras de Ciencias Económicas y seguramente nos devolverá parte de la alegría que la tarea cotidiana nos fue desgastando.

Cambiar el sistema tributario es tarea de los representantes legislativos, nosotros como profesionales al igual que los empresarios, sindicalistas, empleados etc. debemos involucrarnos para lograrlo.

Si disfrutamos de nuestra profesión podremos “valorizarla” y por sobre todo podremos volver a ser FELICES.

(editorial escrita por el Cr Walter Ricardo Esquivel, publicada en el boletín nro. 136 del mes de septiembre de 2019)

ultimas noticias 01

pie de pag 01